domingo, 25 de septiembre de 2011

Red Hot Chili Peppers en Buenos Aires | 18/09/2011


Segundo día consecutivo de concierto en la ciudad de Buenos Aires. Esta vez al norte de la ciudad, en ese gran estadio, de ese Club que tantos problemas tiene actualmente. Luego de que en el mes de mayo de este año se destruyera parcialmente la locación por los inadaptados del fútbol y de las famosas quejas de los vecinos por el volumen y la vibración que sufrían cada vez que un show se presentaba allí; se estuvo en duda de que el recital de Red Hot Chili Peppers se hiciera finalmente en el Monumental de River Plate. Y creo que otro lugar le habría sentado mejor a la velada.

Hacía casi una década que los californianos no se presentaban en nuestro país. En aquel entonces, en el estadio de Velez Sarsfield, daban a conocer su disco By The Way (2002, Warner Bros. Records). Dos placas más sacaron al mercado antes de volver - una de ellas doble - y ya se los extrañaba. Sobretodo yo, que nunca pude verlos en vivo; y eso que la considero una gran banda y que su época '90 influyó mucho en mis gustos musicales, y además Flea me parece uno de los mejores bajistas del mundo. Pero sigo insistiendo que otro sitio hubiera sido muy acertado para realizar esta función; y más teniendo en cuenta que no llenaron el Monumental de gente como para decir que en otro estadio no entraban. 58.000 personas caben tranquilamente en el José Amalfitani por ejemplo, y ahí se podría haber subido el volumen de la música mucho más y se habría disfrutado el doble. Sigo pensando en eso y me da lástima, por lo que nos perdimos aquella noche de domingo en Nuñez.


Como todo esto se trataba de una fecha del ya famoso festival nacional Pepsi Music, varias bandas tocaron antes. Primero, bien temprano, lo hizo el nuevo conjunto que armó el ex-Attaque 77 Ciro Pertusi, Jauría, luego el ascendente (ya era hora) Massacre. A ninguno de los dos llegué a escucharlos. A los que sí escuché varios temas fue a los ingleses Foals, que venían a presentar su último trabajo Total Life Forever (2010, Transgressive Records) y sonaron muy bien, con un Yannis Philippakis (voz) muy encendido y animado. Su temazo "Spanish Sahara" fue casi un himno en la noche porteña.

Luego de ellos, bastante después, a eso de las 21.30, aparecían los cabeza de cartel Red Hot Chili Peppers con un Chad Smith en la batería a lo Will Ferrell como siempre, un Flea bien caserito de jogging y capucha, un flaco que se parecía mucho (postura, ropa, cara, manera de tocar, movimientos) a John Frusciante (ex guitarrista del grupo), pero que no era Frusciante sino su reemplazo, el más que aceptable Josh Klinghoffer, y un Anthony Kiedis con su nuevo look indefinible (¿camionero surfista?¿pendeviejo?¿mezcla de años '20 con '90? la verdad no se como identificarlo). Arrancaron muy abajo - en sonido estoy hablando, porque el tema no es malo - con "Monarchy of Roses" una canción de su nuevo trabajo I'm With You (2011, Warner Bros. Records) lanzado hace casi un mes y ya presentado en directo. Desde ahí, salvo algunos delirios cuasi-improvisados de los instrumentos, todo fue en ese tono.

Red Hot Chili Peppers - By The Way - 18/09/2011 | Fuente: Youtube

Musicalmente perfectos, los Red Hot demostraron que no tienen 30 años en esto del Funk-Rock al cuete. Flea se movía por todo el escenario con su virtuosismo y versatilidad. Sin dudas fue el protagonista de la función y el más aplaudido; Smith lo acompañaba fluidamente como esos futbolistas que juegan juntos desde hace años y se dan pases de memoria; Y Klinghoffer no se quedaba atrás. El guitarrista tenía una dura misión que cumplir en el escenario de esa noche: hacer que la gente se olvide de Frusciante; obviamente eso fue imposible, pero a fuerza de buenos solos, actitud, machaques y buenos riffs, el violero se ganó la admiración de muchos, incluido yo.

Todo esto, así como lo leen, suena a un recital buenísimo, "de puta madre". Pero el sonido, la lista de temas que eligieron, la horrible visibilidad que sufrí en todo el show (me moví por todo el campo y nunca vi nada) y la duración del mismo, hicieron que no haya disfrutado tanto como lo había pensado de un concierto muy esperado. Muchas de estas cosas no son culpa de la banda; ojo, yo no los estoy culpando 100% a ellos, pero como sensación general me fui muy defraudado.

Red Hot Chili Peppers - Factory of Faith - 18/09/2011 | Fuente: Youtube

Los mejores temas fueron "Right On Time" en la que oí varias veces en el público la frase "este tema nunca lo escuché", obviamente de parte de adolescentes que recién empiezan con esto, demoslés una oportunidad. "Higher Ground" ese exquisito cover de Stevie Wonder que supieron popularizar en los '90. Y la que más me sorprendió - que en el disco no me gusta tanto - "By The Way", la más saltada de la noche.Tocaron en total dieciocho canciones, de las cuales ninguna fue del disco One Hot Minute (1995, Warner Bros. Records), aquel amado-odiado en el que participó Dave Navarro en la guitarra; solo una de la década del '80 (aunque eso era comprensible) y muy pocas de un disco que a mi me gustó mucho que fue el Stadium Arcadium (2006, Warner Bros. Records). El recital estuvo bien, podría haber estado infinitamente mejor.

En resumen:
  • Sonido5 puntos. Odio cuando voy a un recital y escucho más lo que habla la gente que tengo al lado que a la propia banda que está tocando.
  • Duración: 8 puntos. Hora y media. En otros artistas no está mal, pero Los Red Hot son una banda con 10 discos editados, no pueden quedarse tan cortos.
  • Lista de temas3 puntos. Se tocaron casi entero el último disco que salió hace menos de un mes. Está bien que es una gira presentación, pero ¡pónganse las pilas!
  • Locación6 puntos. No voy a poner en tela de juicio al Estadio Monumental, es un lugar hermoso. Pero si no se puede subir el volumen de la música y el campo va a ser tan incómodo, es horroroso.
  • Actitud de la banda9 puntos. Mucha garra de parte de todos, pero principalmente de Flea y Kiedis que no pararon de saltar y moverse.
  • Actitud del público: 5 puntos. No se si porque se sentían defraudados o porque era domingo y había que cuidarse para el lunes volver a las obligaciones habituales, pero la gente estuvo bastante amarga.
  • Emoción personal: 7 puntos. Tenía muchas ganas de ver tocar a Flea en vivo, y el resto de la banda siempre me gustó. Pero por todo lo mencionado antes (principalmente el no poder ver al bajista hacer lo suyo cómodamente) no la pasé muy bien.
  • Total: 6 puntos. Vuelvan Red Hot, pero haganlo en un lugar que los dejen romper todo a sus anchas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada