sábado, 3 de diciembre de 2011

Deep Purple en Buenos Aires | 15/10/2011


Retrotrayendo mi memoria y mis recuerdos a un mes y medio atrás, revisando las entradas de los recitales de este año y chequeando mis crónicas de conciertos, me di cuenta que dejé algunos shows sin mencionar por aquí. Unos muy evidentes y especiales, y otros no tan resonantes ni comerciales pero sí muy emocionantes. Uno de estos últimos es el que voy a comentar hoy. Una nueva visita de una de las bandas fundacionales del Rock And Roll (con mayúsculas) como lo conocemos hoy en día.

Por supuesto me estoy refiriendo al recital que dio Deep Purple en octubre de este año en el mítico Estadio Luna Park. Por cuestiones ajenas al espectáculo ellos salieron a escena a las 21.00 hs, pero yo estaba llegando 21.20 hs. Muy irresponsable y pernicioso por mi parte, ya que me perdí de verlos hacer la explosiva "Highway Star" y varias más; y de encontrar un lugar más cómodo del que finalmente tuve. Así que todas las quejas que pueda tener de este show son exclusiva responsabilidad mía, porque la banda estuvo excelente.


Calculo más de siete mil personas en el estadio para esa noche, y haciendo un poco de estadística el 40 % sobrepasaba los 40 años de edad fácilmente. Este dato es importantísimo, primero porque da muestras de que la "gente grande" sigue disfrutando de este tipo de bandas que los acompañaron durante su juventud; y además demuestra que cerca de cuatro mil jóvenes argentinos saben apreciar el origen del rock, cuando este se les pone en frente. Es que la agitación, el entusiasmo y la excitación que se observaba en las primeras filas del campo fue digno de cualquier show de "banda moderna".

Una banda con casi 45 años de carrera (es cierto que estuvieron separados mucho tiempo a mediados de los '70) cuenta con las canciones suficientes para hacer un show bueno, emotivo y extenso. A las dos primeras cualidades las superaron ampliamente, la tercera no tanto. La duración de los shows en Argentina, y más si tenemos en cuenta la relación precio-cantidad, deja bastante que desear. Los artistas vienen, están una hora y media frente a su fiel público y se van (en el mejor de los casos). No estoy diciendo que esta sea la ocasión, porque me consta que Deep Purple puso lo mejor de sí ahí arriba, pero aprovecho la ocasión para hacer una queja formal al respecto.

Deep Purple - Knocking at your Back Door - Bs. As. 15/10/2011 | Fuente: Youtube

¿Qué puedo decir de los músicos? Por supuesto no son los mismos que se juntaron allá por 1967, pero casi. Ian Paice en la batería es el único de los miembros fundadores que sigue en la banda, y con una destreza y una fuerza impecables. Roger Glover en el bajo, con esa pinta de pirata de mala muerte dio un concierto ideal, con unas líneas de bajo bien definidas y con un sonido bien "setentoso"; además se dio el lujo de hacer un solo en los bises que estuvo más que bien. Steve Morse en guitarra con unos solos, unos arreglos y ese mítico riff de "Smoke on the Water", hizo brillar todas las canciones. Don Airey, que en 1998 reemplazó a Jon Lord en los teclados, también dio una muestra de virtuosismo y calidad musical extraordinaria; hasta se animó con un solo larguísimo de teclado en el que incluyó acordes de Piazzolla. Fue el que cumplió el viejo y comercial mito de ponerse la camiseta de la Selección Argentina de Fútbol al final del recital. Y por supuesto, por último nos quedamos con el que más flojea en la banda. Ese viejito simpático que lo podemos encontrar tranquilamente en una plaza de barrio, ese que de joven tenía una facha y una actitud que parecía que se iba a llevar el mundo por delante, ese es Ian Gillan y lo hizo. Se notaba que su voz flaqueaba y no estaba a la altura del resto del grupo, pero con actitud y personalidad la remó satisfactoriamente.

Todos juntos cumplieron magistralmente y se transformaron en una especie de máquina del tiempo musical. De repente me sentía en esos shows que vemos en video de mediados de los '70, en el que la gente estaba loca de verdad y la música los hacía viajar sin moverse del lugar en el que estaban. En muchos momentos del show de Deep Purple yo me sentía así, con canciones largas y en las que cada músico tenía su lugar.

Hicieron los clásicos ya nombrados "Highway Star" y "Smoke on the Water", pero también estuvieron "Lazy", "Maybe I'm Leo" y "Knocking at your Back Door". Mención especial para el instrumental "Well Dressed Guitar" en el que Gillan aprovechaba para descansar y refrescarse. Un total de quince canciones más dos de bises en el que sonó "Black Night". Parece poco (y tal vez lo fue), pero la longitud de las mismas y los solos intermedios cumplieron con el tiempo mínimo del que hablaba más arriba. ¿Si faltó algo? Pues claro, es una banda con más de veinte discos editados. Pero las ausencias más extrañas fueron "Burn" y "Child In Time" que todos las esperábamos ansiosos.

Deep Purple - Smoke on the Water - Bs. As. 15/10/2011 | Fuente: Youtube

En resumen:
  • Sonido9 puntos. El Luna Park es muy traicionero. A veces puede sonar como una cafetera y a veces, como en este caso, puede tener una acústica perfecta.
  • Duración5 puntos. Hago el mea culpa de haber llegado tarde, pero eso no es excusa para cortar el show en el momento que mejor la estaba pasando y quería más canciones de Deep Purple.
  • Lista de temas: 7 puntos. Muy buenos temas clásicos. Pero si la gira se llama The Songs That Built Rock Tour, no puede faltar "Burn
  • Locación8 puntos. El Luna Park. Escenario de todas las grandes cosas que pasan en esta ciudad. Ya se habló mucho de él, incluso por aquí, así que no voy a agregar nada más.
  • Actitud de la banda: 9 puntos. Viejos simpáticos y con muchas ganas. Saben que en esta parte del mundo se los quiere mucho.
  • Actitud del público10 puntos. Adultos, jóvenes y hasta niños disfrutando todos por igual y apoyando a la banda en todo momento.
  • Emoción personal6 puntos. No estaba muy emocionado y no sentía muchas ansías a priori. Pero una vez ahí, los ingleses me hicieron sentir muy bien.
  • Total7.50 puntos. Una de las bandas pilares del Rock se pasó por Buenos Aires y yo estuve ahí, como si el tiempo transcurrido entre los inicios de Deep Purple y desde que los empecé a escuchar no hubiera existido.
Fotos: RollingStone

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada