sábado, 5 de noviembre de 2011

Arturo Sandoval en Buenos Aires | 20/09/2011


Cambiando un poco el target de los recitales que venía viendo durante este y los años anteriores, y dejándome llevar un poco por mi nuevo capricho musical, en septiembre pasado estuve en un concierto que cumplió con todos los clichés que la palabra encierra. Fue en un teatro, sentado en una butaca tapizada en cuero, con un acomodador que me acompañó hasta mi asiento y me vendió un "programa", con un telón abierto y un conjunto de instrumentos (piano, batería, percusión y sección de vientos) que después serían magistralmente ejecutados; aunque no fueron ni sombra del instrumento principal que se presentaba aquella noche.

El sonar de la trompeta del genial músico cubano Arturo Sandoval fue como escuchar una cascada de fresca agua cristalina cayendo sobre mi cabeza en un día de verano. Apenas lo vi aparecer con su Bach 3 C fileteada y sacar de ella esos ritmos impresionantes, una sonrisa estúpida comenzó a aparecer en mi cara.

A las 21.30 hs - media hora más tarde de lo que anunciaba la entrada con expresa puntualidad - los músicos, todos argentinos, salían a escena luego de que el propio Sandoval junto al bandoneonista Lautaro Greco hicieran una emotiva versión de "El Día Que Me Quieras". Ya ocupando cada uno sus lugares del esplendido pero ya viejito Teatro Gran Rex de Buenos Aires, se despacharon un salzón como todo buen cubano debería saber hacer; un tema que acrecentaba mis esperanzas de lo que vería esa noche. Esperanzas que no se vieron cumplidas del todo.


Y digo del todo, ya que mi idea de una noche con una figura tan galardonada por su música caribeña, movida y con ritmo, no era aburrirme tanto en algunos pasajes. Es que sus arrebatos solistas al piano o sus boleros a dúo bajaron mucho el nivel de adrenalina de todo el espectáculo. Además, Sandoval es tan estrella que quiere hacer todo él mismo; y no es que no pueda, sino que una persona con esa predisposición mas que un fenómeno me resulta un pedante. Aparte de la trompeta, tocó el piano, cantó, simuló con su voz ser la trompeta de Dizzy Gillespie (su maestro y amigo), invitó a más de diez artistas al escenario (en distintas canciones estuvieron Gustavo Bergalli, Valeria Lynch, Monica Mancini, María Volonté, Gillespi - el trompetista y conductor de radio -, Greg Field su manager y baterista y hasta el empresario Jorge Fort amigo del cubano), dirigió la orquesta, se enojó con el iluminador; es decir, todo un divo.

Pero esto no mancha ni por asomo la calidad musical que el caribeño y su orquesta demostraron: cada canción duraba decenas de minutos solamente por el hecho de que cada uno de los músicos (en especial el pianista Alvaro Torres) se lucía con un solo particular de su instrumento. Por supuesto, el más destacado fue el maestro Sandoval, sacandole notas a la trompeta que para cualquier amateur se ven imposibles; tengo la plena seguridad de haber escuchado la nota más aguda y la más grave que ese instrumento puede sacar, todo en la misma noche. Sus solos y participaciones impresionaban, hacían sonreír a la audiencia, invitaban a bailar. Producían lo que todos fuimos a buscar, emoción.

Arturo Sandoval - Salzón - Bs. As. 20/09/2011 | Fuente: Youtube

Durante la noche sonaron varios de sus clásicos y se ejecutaron muchas canciones ajenas, Gillespie y Clifford Brown fueron los más elegidos. El cubano recorrió todos los géneros a los que se lo asocia como músico; por ejemplo, ahí estuvieron el Jazz en "Birks Works", el Bolero en "La Gloria Eres Tú" junto a María Volonté, el Tango en el ya nombrado "El Día Que Me Quieras", el Mambo en "And Then, She Stopped", el Blues en "Blue Monk", un instrumental dedicado a los pueblos de América del Sur llamado "Sureña" y hasta música de películas en "Mambo Hot" de Los Reyes del Mambo, película de 1992 que contó con su participación en la banda sonora. Al finalizar el show (sin ningún bis de por medio) la Legislatura del Gobierno de La Ciudad de Buenos Aires le otorgó la condecoración de Huésped de Honor de la ciudad. Todos los presentes pensábamos en ese momento que por la emoción de la distinción haría un par de temas más, pero no, el divismo de Arturo volvió a aflorar y él no regresó para presentarse ante una audiencia que lo esperaba ansiosa.

Arturo Sandoval - Birks Works - Bs. As. 20/09/2011 | Fuente: Youtube

En resumen:
  • Sonido: 9 puntos.¿Qué puede sonar mal en un lugar como el Teatro Gran Rex?
  • Duración: 7 puntos. La duración total no estuvo mal, pero su actitud de no hacer bises (aún cuando todo el público se lo estuvo pidiendo por más de diez minutos) me molestó un poquito.
  • Lista de temas: 6.50 puntos. Arturo Sandoval es un artista con más de cuarenta años de trayectoria, imagínese usted estimado lector la cantidad de canciones que tiene en su haber. De ahí se deduce que cualquier selección de temas que elija será la correcta, pero pongo un ejemplo: un espectador exigente le podría pedir sus mejores éxitos o sus mejores interpretaciones, un espectador intermedio (como me considero) le podría pedir que entretenga durante todo el show y que el ritmo no decaiga, y un espectador llamémosle flexible, le podría pedir que se presente en nuestro país y nada más. En esta ocasión, el show estuvo entre lo que pediría el segundo y el tercer espectador, con temas que bajaban mucho la expectación general.
  • Locación: 9 puntos. El Gran Rex, uno de los clásicos teatros porteños. Con mucha historia, muy pintoresco y una excelente acústica. Tal vez ya sea hora de cambiarle las butacas, pero nada más.
  • Actitud de la banda6 puntos. Con una personalidad un tanto soberbia que no esperaba de él, tal vez a otros les habrá gustado, pero personalmente me molestó un poco.
  • Actitud del público: 5.50 puntos. Peor que la actitud del artista me pareció la del público, que no le puso la alegría suficiente en los momentos que lo requería y molestaba en los momentos de silencio.
  • Emoción personal: 7.50 puntos. Previamente estaba muy ansioso por ver qué hacía este excelente músico en vivo. Luego esa emoción se mantuvo a base de habilidad y buenos ritmos.
  • Total7 puntos. El slogan de presentación del show decía "El mejor trompetista del mundo", a mi no me quedó ninguna duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada